Agencia Venezolana de Noticias
¿Abrió EEUU con el “nuevo Pearl Harbor” en Siria la Caja de Pandora de la III Guerra mundial?
por Hernán Mena Cifuentes
Viernes Abril 2017 - 10:06 AM

Lo que Japón hizo el 7 de diciembre de 1941 en el Pacífico al lanzar un cobarde ataque aéreo sobre la base aérea yanqui de Pearl Harbor que dio inicio a la II Guerra mundial, es similar a lo que EEUU hizo hoy, un día 7, pero de abril de 2017 al lanzar desde 2 buques de guerra en el Mediterráneo, 59 cruceros Tomahawk sobre la base aérea siria de Ash Shai´ irat, incursión que podría abrir las puertas del infierno de la III Guerra mundial.
Una agresión brutal, del país donde rige el Capitalismo salvaje y su modelo neoliberal de los que necesita para poder sobrevivir y que siempre tienen como pretexto a la mentira, como lo han hecho esta vez, bajo la falacia de que el gobierno de Bashar Al Assad lanzó el martes un ataque con armas químicas contra Jan Sheijujn en la provincia siria de Idlid.
Es “una guerra anunciada” ya que un día antes (el jueves) el Pentágono había presentado al Presidente Trump varias opciones sobre acciones militares en Siria como “respuesta al supuesto ataque que según EEUU, sin tener ninguna prueba, asegura que lo efectuó el gobierno de Damasco pese a que hasta ahora no han culminado las investigaciones que adelantan en tal sentido.
Como siempre, con el absurdo y ridículo argumento de que el ataque responde a ·un vital interés de “Seguridad Nacional”, como lo aseguran los gobernantes yanquis, cuando agreden con sus guerras a un país, y esta vez Donald Trump, que en cínico llamado instó “a todas las naciones civilizadas a unirse a EEUU con el fin de terminar con la matanza y el derramamiento de sangre en Siria.”
Se requiere de una dosis muy grande de cinismo para hacer un llamado como ese, cuando todo el mundo sabe que EEUU es el Imperio bárbaro que en toda la historia de la humanidad más matanzas ha desato y más sangre ha derramado a lo ancho y largo del planeta, contándose por millones los hombres, ancianos, niños y mujeres que han sido y siguen siendo víctimas de sus genocidios.
Y esa excusa de “La Seguridad Nacional” es la medida que aprueba el Imperio yanqui a toda nación que se dispone a agredir con sus guerras de conquista, como lo hizo Barack Obama, el Premio Nobel de la Paz que durante 8 años se dedicó a hacer la guerra, y que siguiendo ese guión perverso declaró “a Venezuela como ·una amenaza inusual y extraordinaria para la seguridad de EEUU.”
Obama hizo hace algunos meses la acusación contra Venezuela, como Trump al agredir hoy a Siria sin tener ninguna prueba, a pesar de que ni la ONU ni la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ) han dado a conocer los resultados de la investigación que adelantan sobre el incidente y que Siria niega rotundamente haber usado ese tipo de armas prohibidas.
Trump parece olvidar, o ignora, que su país, como denuncian expertos y periodistas como David Brooks, en un reportaje publicado en La Jornada, que “E EUU es la única nación en la historia en emplear las Armas de Destrucción Masiva más poderosas contra objetivos civiles, (las bombas atómicas lanzadas en 1945 contra Hiroshima y Nagasaki.”
“Que roció incontables toneladas de Dioxina (Agente Naranja) sobre Vietnam durante años”. que desfolió millones de árboles, envenenó ríos y arrozales para matar de hambre a un pueblo lo venció a pesar de todo el daño que el AN le hizo como causante del nacimiento de miles de niños bicéfalos y otras malformaciones genéticas, y de miles más que todavía siguen naciendo..
Que facilitó la compra de mostaza y otros gases venenosos a Saddam Hussein, que entonces era su aliado, para usarlos en la guerra contra Irán, contra las tropas y ciudades persas como Sardasht y contra la etnia kurda acusada de apoyar al enemigo, asesinados con esas armas químicas centenares de miles de hombres, ancianos, niños y mujeres.
Y ahora con la última de sus aventuras bélicas como ha sido el cobarde y brutal bombardeo de hoy contra la base aérea siria, quedan una vez más al desnudo las falacias del Imperio, que son sus armas favoritas para desatar guerras de conquista.
Y EEUU necesitaba de una mentira como la que ha usado hoy para desatar la guerra contra Siria, como lo hizo cuando hundió al Maine en Cuba para declarar la guerra a España; en el Golfo Tonkin para declarar la guerra a Vietnam del Norte; para lanzar la guerra contra Iraq acusando a Bagdad de poseer Armas de Destrucción Masiva y tantas otras falacias usadas con el mismo fin contra otros países.
Pero “la mentira tiene patas cortas” y como siempre ocurre, al final la verdad siempre se impone, porque, como escribió Benito Juárez:
“Es dado al hombre, señor, atacar los derechos ajenos, apoderarse de sus bienes, atentar contra la vida de los que defienden su nacionalidad, hacer de sus virtudes un crimen y de los vicios una virtud, pero hay una cosa que está fuera del alcance de la perversidad y es el fallo tremendo de la historia. Ella nos juzgará.”
Y el Imperio yanqui, pese a ser el más poderoso de la historia deberá rendir cuentas ante la justicia, que lo condenará a la pena máxima, a la que han sido condenados todos los imperios que existieron y desaparecerá como ellos, más temprano que tarde, de la faz de la tierra.
Porque podría ser el comienzo del fin de ese imperio, ya que en caso de generar la II guerra mundial que provocó Japón al atacar Pearl Harbor el 7 de diciembre de 1941, la que desató EEUU este 7 de abril de 2017 podría ser el inicio de la Tercera Guerra mundial, mejor que se olvide de una victoria el Imperio, ya que en caso de estallar no habrá ni vencedores vencidos,
Será no solo el fin del Imperio, que dejaría de ser el único en la historia en usar Armas de Destrucción Masiva, porque esta vez lo harían otros, lo que llevaría a la desaparición de todo vestigio de vida en la tierra que vagaría eternamente por el Cosmos por culpa de los gobernantes yanquis, que en su demencial afán por conquistar el mundo, lo habría llevado a su destrucción total.