Agencia Venezolana de Noticias
Foto: Henry Tesara, AVN
Alberto Rodríguez Carucci: Hay mucho por hacer para posicionar a la crítica literaria
Lunes Noviembre 2017 - 20:57 PM

Caracas, 13 Nov. AVN.- Las décadas de gloria de la crítica literaria, especialmente aquellas que pertenecieron al siglo XX, cuando el país se deleitó leyendo las páginas de publicaciones impresas como Sardio (1955) y El Techo de la Ballena (1961), y los suplementos de diarios privados como El Nacional, con su Papel Literario —el que fuera dirigido por Miguel Otero Silva—; y Últimas Noticias, con su Suplemento cultural, legaron al país una trayectoria impecable de textos de un género que en la actualidad está en riesgo de desaparecer ante la ausencia de plumas nuevas que estén dispuestas a recuperarlo.

"Hay mucho por hacer para posicionar a la crítica literaria nuevamente. Actualmente, el género no tiene en Venezuela un espacio para su ejercicio constante. Durante muchos años se ha impuesto una suerte de promoción negativa en torno a ella y ahora estamos pagando las consecuencias", declaró este lunes a la Agencia Venezolana de Noticias (AVN) el escritor Alberto Rodríguez Carucci, homenajeado de la Feria Internacional del Libro de Venezuela (Filven) y quien acaba de terminar de dictar el primer seminario de crítica literaria en ese evento.

Acompañado de grandes escritores y creadores como Laura Antillano y Edmundo Aray, entre otros, Carucci abordó el sábado 11 y domingo 12 de noviembre, los elementos básicos de la crítica: desde los inicios del ejercicio con El cojo ilustrado, hasta los grandes exponentes de las décadas de los años 1960 y 1970, incluyendo su propio trabajo, por supuesto.

"Hicimos un balance de los momentos cruciales de la literatura venezolana y latinoamericana, abordamos la revisión de la crítica con sus problemáticas, incursionamos en cómo se escribe el género con sus variantes: la crítica de cine, de televisión, de artes plásticas, y tratamos, también, la construcción de esta como texto para publicación", explicó el escritor de origen carabobeño.

Aunque el resultado de los dos días del taller fueron positivos, Carucci tenía expectativas más altas en relación con la asistencia de los participantes. "El público participó, sí, pero sigue siendo muy escaso aún", expresa el creador al tiempo que se muestra interesado por seguir desarrollando el seminario tanto en la Filven como en otros espacios. "Un lugar donde podría funcionar muy bien es la Universidad Nacional Experimental de las Artes y también la Universidad Bolivariana de Venezuela. Ambos podrían ser lugares muy fecundos para la discusión de estos temas". 

Filven: un logro entre tantas dificultades 

Pese a la guerra mediática y las sanciones económicas que el país ha enfrentado durante este año, el Estado venezolano mantiene la inversión en la cultura y le asegura el pueblo la oportunidad de seguir teniendo acceso al libro como instrumento para la formación, y no como un simple artículo para su consumo.

Este y otros aspectos —agrega Carucci— hacen que la Filven sea "un espacio ganado para el aprendizaje, el intercambio y el diálogo. Es un logro entre tantas dificultades".

"Aunque ciertamente hay menos títulos importados, también hay una gran oferta por parte de editoriales venezolanas. Siento que hay una muy buena oferta. Pese a cualquier situación económica la gente sigue invirtiendo en el libro porque entienden que el libro es una buena inversión a futuro, es la mejor inversión posible", explicó el creador.

Entre las novedades literarias impresas que la feria presenta este año, está su libro Palabras de altura, editado por el Centro Nacional del Libro (Cenal) y con el cual rinde homenaje al estado Mérida.