Agencia Venezolana de Noticias
 
Miranda somos todos
por Héctor Rodríguez
Martes Octubre 2017 - 16:22 PM

Caracas, 10 Oct. AVN.- El Gigante Hugo Chávez insistía en esta necesidad: "no hay que ir al pueblo, hay que ser el pueblo". Esa fue su clave, y una de sus mayores enseñanzas para nosotros y para los políticos del mundo entero.

Nuestra campaña para transformar al estado Miranda se elevó desde el compartir diario entre ciudadanos que estamos unidos por una misma y maravillosa identidad, problemas comunes y muchas ganas de meterle el pecho a las dificultades para convertirlas en oportunidades.

Los mirandinos estamos claros en que podemos mejorar el presente y trabajar por un gran futuro. Y para lograrlo estamos dispuestos a unir nuestras manos y nuestros corazones.

Un latir al unísono donde los campesinos que siembran la tierra, con el apoyo gestionado por la Gobernación, tendrán acceso a la formación con peritos, agrónomos y veterinarios, para intercambiar saberes y optimizar la producción alimentaria.

Un futuro en el que los habitantes del estado Miranda nos organizaremos para plantear soluciones, para ponernos al frente de las tareas ordinarias y extraordinarias, rutinarias y novedosas, aportando esfuerzo y sudor, voluntad y amor, con el acompañamiento de las instancias políticas administrativas. Un futuro en el que los presupuestos serán compartidos, y la contraloría social se convertirá en el quehacer diario de cada comunidad.

El voto del 15 de octubre debe ser el resultado de una toma de decisión consciente y valiente. La decisión de que más nunca nadie conduzca nuestros destinos según sus intereses particulares. Un gobernador es un servidor público cuya función es mandar obedeciendo, y si algo hemos demostrado en los últimos 19 años es que ahora somos un pueblo despierto, corresponsable y, por encima de todo, protagónico.

Un protagonismo como nos enseñó el Comandante Hugo Chávez: feliz, alegre, fuerte, diligente, trabajador, solidario.

Sólo así, juntos: campesinos, obreros, estudiantes, amas de casa, empresarios, profesionales universitarios, hombres y mujeres, creyentes o no; con un solo norte: el amor y el engrandecimiento de nuestro estado, podremos reconstruir una tierra que lo tiene todo.

Ya vemos un estado Miranda productor de alimentos y de bienes de consumo, con espectaculares espacios turísticos, con los maestros mejor formados y remunerados, con servicios públicos eficientes. Vemos familias desarrollándose en una tierra bendecida por su belleza, riqueza natural y sus habitantes, gente de una calidad y calidez humana sin parangón.

A partir de este domingo seremos un solo territorio creciendo en conjunto, con equidad y justicia, trabajando en un esfuerzo compartido para convertirnos en espacio seguro de vida y reencuentro, con igualdad de condiciones y oportunidades, y un solo objetivo: avanzar hacia el futuro.

Vamos por la única vía, la de la paz, a sufragar, en un acto que trasciende al voto y se convierte en un acuerdo social, en un compromiso firmado como contrato. Llegó la hora donde todos nos hacemos responsables de nuestro mañana, porque definitivamente hoy más que nunca debemos demostrar que somos 100% mirandinos.